Cables Eléctricos

Estás aquí:
< Todos los temas

Aunque esta entrada podía dar para 20 páginas, vamos a intentar resumirlo lo máximo posible.

Podemos definir cable, como un conductor eléctrico que puede estar recubierto de aislante o no; y que se utiliza para conectar los generadores con los receptores y trasmitir la electricidad.

Como sabemos, al estar los conductores hechos de un material conductor imperfecto y tienen resistencia. Al transportar electricidad a través de ellos sufrimos varios efectos, pero en este momento vamos a centrarnos en dos, que son las pérdidas térmicas y la caída de tensión.

Pérdidas térmicas

Aplicando las fórmulas anteriores, sabemos que la potencia que se pierde en los cables es directamente proporcional a su resistencia y la intensidad que circula por ellos

Con la anterior fórmula, podemos calcular la potencia que perdemos al transportar la energía a través de un cable.

Para disminuir las pérdidas de potencia en los cables, manteniendo tensiones e intensidades, únicamente podemos disminuir su resistencia. Como hemos visto en el apartado “Voltaje, Intensidad y Resistencia”, la resistencia de un conductor depende de su coeficiente de resistividad (, de la longitud del conductor(L) y de su sección (S).

Por lo que, dadas unas longitudes y unos materiales de conductor, para disminuir la resistencia debemos aumentar la sección de cable. Resumiendo, más intensidad, mayor sección de cable.

Existen unos límites según la UNE 20.460 -5-523 de intensidad máxima por sección del cable dependiendo de la instalación de los mismos.


Caída de tensión

Como hemos comentado antes, los conductores al tener una resistencia interna, producen una caída de tensión a lo largo de su recorrido. Para calcularla únicamente necesitamos aplicar la ley de Ohm

Sustituyendo la intensidad que circula por el cable y la resistencia del mismo, calculamos la caída de tensión que se produce en dicho conductor.

Existen normativas de caídas máximas de tensión en conductores. Por ejemplo, nos pueden limitar la caída máxima de tensión de una línea de 230V en un 1%, lo que significa que la resistencia del conductor no debe provocar una caída de tensión superior a 2,3 voltios.

Tabla de contenidos
Ir arriba